EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN...



SINOPSIS: "El Hobbit: La Desolación de Smaug" continua la aventura de Bilbo Bolsón en su viaje con el mago Gandalf y trece enanos liderados por Thorin Escudo de Roble en una búsqueda épica para reclamar el reino enano de Erebor. En su camino toparán con multitud de peligros y harán frente al temible dragón Smaug.


CRÍTICA: Desde que a finales del año 2001 Peter Jackson nos trajera este nuevo universo, este nuevo mundo lleno de criaturas, magos, elfos y demás seres que tanto nos cautivó el mundo del cine digamos que siempre ha estado ligado a esta gran saga. Pero aquel año quedó ya muy lejos y en 2012 casi 10 años después de su anterior obra de Tolkien (El señor de los anillos: El retorno del rey), Peter nos volvió a traer una película preludio de lo que habíamos visto casi una década atrás, estamos hablando de ''El hobbit''. El principal problema que yo veía aquí es que ese libro podría hacerse en 2 películas, pero Jackson optó por hacer otra trilogía más, una trilogía de casi 3 horas por películas de las cuales a la fuerza tenía que tener 'relleno' por alguna parte nos guste o no. La primera entrega ( El hobbit: Un viaje inesperado ) no estuvo nada mal, se nos presenta otra nueva aventura con personajes nuevos y recuerdos de aquellas películas que tanto nos gustaron, en definitiva, una buena película de aventuras para presentar lo que viene después y por qué no recordar lo que tanto añorábamos. Con la segunda película ( El hobbit: La desolación de Smaug ) Peter Jackson recrea a la perfección los paisajes y el entorno de la tierra media, con una fotografía y una belleza visual envidiable y fantástica en todo caso. Se presentan nuevos personajes también, y otros no tan nuevos, peleas de todo tipo, un gran 'monstruo' y multitud de cosas que casi se asemejan a las anteriores películas. Todo muy bonito y demás pero en esta secuela ya se empieza a notar el relleno y las tontunas que a muchos podrán entretener pero que a otros les parece una cosa aparte de la propia aventura en sí. Esto de todas maneras se veía venir, ya que de donde no hay no se puede sacar más. Principalmente ese es el fallo de esta película en mi opinión. La bandas sonora del fantástico Howard Shore sigue siendo una delicia para nuestros oidos, y respecto a las actuaciones en sí, todo el mundo está correcto. En definitiva, 'El hobbit: la desolación de Smaug' es otra película más de este universo que tanto nos gusta pero que con tanto relleno esto nos sabe a poco. 

NOTA: 7,5. (Muy Buena)


1 comentarios:

Pedro Lázaro Ruiz dijo...

Como fan de Peter Jackson primeramente, así como de Tolkien y sus respectivas trilogías, ambos formatos el del celuloide y papel que poseen identidad propia y complementaria la una de la otra, llevaba esperando la empresa de El Hobbit como agua de mayo. Tras la larga espera, entre problemas económicos y judiciales de la principal productora, cambios a última hora de director e incidentes en el rodaje, pudimos al fin ilusionarnos con otra aventura de la mano del señor Jackson. El día del estreno llegó y como antaño el niño que se sumergia en la tan mágica Tierra Media, acudí al cine. Mientras transcurría el viaje de el joven Bilbo y los enanos, un servidor no paraba de decirse: Peter Jackson lo has vuelto a hacer. Disfruté como un crío de 5 años con tal espectáculo. Ha pasado un año y sin no menos ilusión me volví a adentrar en la Tierra Media y continuar donde lo dejamos. Mi sorpresa fue que al ir transcurriendo relevantes episodios de la empresa de los enanos, mi niño intefior iba "muriendo" poco a poco con semejante tratamiento de premura y vacuidad en importantes escenas y personajes que siendo otras las intenciones del director hubieramos disfrutado de una secuela o continuación de esta aventura, doblando a lo visto en la primera entrega. Sería injusto por mi parte decir que las dos terceras partes del film no han sido totalmente disfrutables, aunque repito que salvo la escena de los barriles, las demás secuencias de acción están a un 70% de diversión y espíritu de aventura vistas en Un viaje inesperado. De esta forma se le ha restado "mimo" y tratamiento a pasajes relevantes en detrimento de querer resurgir personajes estrellas y fórmulas que mueven grandes masas, véase la historia de amor, que ni tienen lugar en esta historia ni funciona como el director esperaba haciendo que la historia se resienta en conjunto y más particularmente en momentos tan importantes como el clímax, en donde se alarga de manera artificial. En cuanto a su final, ha sido muy discutido pero he de decir que funciona perfectamente cual cliffhanger televisivo. Esperemos una tercera entrega en la que podamos resarcirnos.